¿Hay cervezas y espumantes de Cafayate?

Conocida mundialmente por la singularidad de sus vinos, Cafayate llega ahora con novedades para las mesas salteñas: un champán absolutamente creado en la localidad vallista y una cerveza artesanal: Burbujas de Altura y Ruta 40, respectivamente.

La primera es la creación de una enóloga cafayateña, Pilar Höy, que en la finca “La Primavera”, sobre ruta 40, a cinco kilómetros de Cafayate, camino a a Angastaco, su familia coconfluye para lograr el primer champagne hecho absolutamente en Salta. “Se trata de una novedad en la producción, ya que se hace todo el proceso en Cafayate y con una uva símbolo de la región: el torrontés”, nos dice Pilar, que trabajó en Bodegas Norton en Mendoza y en el Valle de Napa, en Estados Unidos.

El método utilizado para el espumante calchaquí es el de “champenoise”, forma tradicional de fabricación de los champagnes antiguos. Consiste en mantener las botellas en cámaras que le aseguren una temperatura entre los 3º y 5º mientras dure su fementación en botella. “Mi padre trabajó 20 años en Bodegas Esteco y crecí en ese ambiente”, cuenta Pilar.

Su hermano es ingeniero agrónomo y la reunión de esfuerzos que se hace en el seno familiar para producir este vino, “nos permite observar todo el proceso que va a terminar en el espumante”, cuenta la enóloga.

Pilar estudió en la Universidad Juan Agustín Maza de Mendoza y junto a Carolina Cristofani son las únicas enólogas nacidas en Cafayate y que trabajan allí. “Sin embargo no describiría al espumante que logramos con demasiadas notas femeninas. Es un caldo versátil. Hemos logrado un producto que se deja beber en cualquier ocasión y que marida muy bien con cualquier plato”, advierte la enóloga. “La idea de la distribución es no llevar al espumante a las góndolas, sino personalizarlo para el consumidor y que pueda tener su propia botella.Cada botella tiene un collar donde se explica el método tradicional de la fabricación”, señala Höy.

Pilar se declara “enamorada” de la bodega. “Hacer este espumante es un sueño que desde el 2014 comenzó a hacerse realidad. Mi familia ha invertido mucho esfuerzo y aunque hemos sacado solamente 4.00 botellas, las que pudimos compartir nos muestran que gustan mucho a la gente. También hemos recibido apoyo del Instituto Nacional de Vitivinicultura. Pero sobre todo es fundamental el impulso de mi padre y todo el conocimiento que tiene sobre la uva y el proceso de vinificación. Sin él, hubiera sido imposible llegar a un producto como éste”, confiesa.

Una cerveza calchaquí

Las aguas de los Valles Calchaquíes sin dudas son un excelente regalo de la naturaleza. “Pero en el vino nos llegan a taves de la uva”, nos explica José Marchesini, “mientras que en la cerveza son el personaje principal”.

Frente a la plaza central de Cafayate, la fábrica de cerveza aparte de su excelente “Ruta 40”, reúne a las mejores de todo el Valle Calchaquí. “Por ejemplo, en San Carlos no hay grandes etiquetas de vinos, pero está ‘Me echó la burra’ que es una cerveza increíble”, dice Marchesini. Hecha con levaduras, lúpulos y azúcar de caña de Salta, “Ruta 40” tiene dos fermentaciones, que le permite adquirir un sabor distinguible. “Nuestro maestro cervecero es Bernardo Huber, que saca su propia cerveza en Catamarca”, cuenta Marchesini.

Para el cervecero, Cafayate tiene el cuadro perfecto para un jarro bien fresco de cerveza. “Tenés que tener en cuenta que la mayor cantidad de días del año, hay mucho sol y mucho calor: ¡especial para tomarse una fresca!”, dice. “La fabricación de cerveza ha crecido en los últimos años y nuestra idea es desarrollar esta industria, ya que tenemos la materia principal: el agua”.

 

Fuente: El Tribuno

Atención al cliente | Customer service
Enviar | Send